Pasos para exportar tus productos

Keoken Business - Comercio Internacional

Aprovechar las posibilidades de un mercado global puede ser la clave para que una empresa tenga éxito en su expansión territorial, algo en lo que creemos firmemente en Keoken Business: vamos a detallar qué pasos deben seguirse para exportar productos, y otras nociones importantes sobre la comercialización en otras regiones geográficas distintas a la nuestra.

¿Qué es el comercio internacional?

El comercio internacional hace referencia al intercambio de productos y servicios entre empresas pertenecientes a distintos países, contemplando también un escenario en el que concurren diferentes divisas en las transacciones; a este universo operativo también se le conoce como comercio exterior.

Para que esta realidad sea posible, los distintos países deben adoptar una economía abierta, de tal manera que se permitan y regulen las transacciones comerciales entre sus territorios; esta situación contrasta con las autarquías, referentes a países cuyas leyes no permiten el intercambio de mercaderías con otros.

La realidad es que la gran mayoría de los países, en la actualidad, cuentan con leyes que regulan el comercio exterior y facilitar el tránsito de mercancías entre ellos, suprimiendo en mayor o menor medida los aranceles que les son impuestos.

¿Qué son las importaciones?

Llamamos importaciones a los negocios en los que los productos o servicios que un país adquiere proceden de fuera de sus fronteras: en este tipo de transacciones, este país actúa en calidad de importador. Esta circunstancia es fácilmente extrapolable al mundo de las empresas: las entidades cuya sede está en un país adquieren productos comprados a entidades de otros países.

En un sentido más particular, también se denominan importaciones a aquellas mercancías que llegan a un país procedente de otro, porque una empresa las ha comprado y son entregadas en un territorio distinto al de la empresa comercializadora.

Ten en cuenta que si comercializas tus productos en países miembros de la UE, no estarás frente a una importación, puesto que la Unión Europea es una zona de libre comercio entre sus estados miembros.

¿Qué son las exportaciones?

Las exportaciones, análogamente, son aquellos negocios en los que los bienes producidos dentro de un país (o por empresas pertenecientes a este) son comercializados fuera de sus fronteras, es decir, son adquiridos por otros países (o por empresas sitas en otros territorios).

Por consiguiente, también hablaríamos de exportaciones para referirnos a los negocios que conllevan la salida de mercancías fuera de las fronteras de un país con destino a otro, como fruto de la transacción comercial que se ha llevado a cabo entre las entidades de ambos países.

Y, análogamente, todo el comercio que discurra entre estados miembros de la UE tampoco estará sujeto a la normativa sobre exportaciones.

¿Qué es la internacionalización de empresas?

Según estas definiciones, podemos decir que una empresa se internacionaliza cuando exporta productos sistemáticamente a clientes situados en otra zona geográfica distinta a la suya.

La internacionalización, para que sea entendida como tal, debe tener continuidad y no nutrirse solo de exportaciones eventuales: se trata de una completa implantación territorial en otros mercados.

¿Qué pasos puedes seguir para exportar tus productos?

Desarrollar estrategias de marketing

Antes de empezar, piensa que tendrás que adaptar tu discurso comercial a la zona geográfica donde quieras desarrollar tu negocio, e ir preparando a tu público objetivo con alguna estrategia de generación de demanda.

Por ejemplo, deberías contar con materiales promocionales, un sitio web traducido a la lengua que se hable en los demás países (aparte de tener una versión en inglés), y una estrategia publicitaria a través de los distintos canales de comunicación.

Selecciona los mercados potenciales

Esta parte consiste en responder a la pregunta: ¿dónde voy a vender mis productos? Necesitarás sondear distintos mercados locales para prever la acogida que tendrá aquello que vayas a comercializar, teniendo en cuenta realidades sociales como el poder adquisitivo o los hábitos de consumo.

Y esto no acaba aquí: tendrás que atender a las normativas de cada país sobre importaciones, y en qué medida dicha legislación te puede beneficiar o perjudicar.

Define el arancel del producto

Cada tipo de producto que vayas a comercializar tiene asociado un código arancelario (EAN), que conllevará el pago de una tasa de importación para quien compre tu producto allí.

Ten en cuenta que, si cometes algún error al definir el arancel de tu producto, no solo puedes tener problemas con las aduanas locales, sino que podrías perder bastante dinero por el sobrecoste que tendrían que asumir tus clientes, y que podría disuadirles de seguir comprando tus productos.

Encuentra financiación

Las operaciones de exportación son arriesgadas, y necesitarás cierto músculo financiero para hacerles frente: en estos casos, puedes negociar con entidades bancarias o acudir al ICEX (Instituto de Comercio Exterior).

Este organismo que depende del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, se dedica a ayudar a las empresas españolas a llevar a cabo sus operaciones de exportación y sus estrategias de internacionalización.

Inscríbete en los registros de operaciones

Para que puedas comercializar tus productos en otros países, tu empresa deberá inscribirse en el REOCE (Registro Especial de Operadores de Comercio Exterior): de esta forma, estarás autorizado a exportar e importar productos fuera de la UE.

Pero si tu intención es vender tus productos en un estado miembro de la Unión, bastará con que te inscribas en el ROI (Registro de Operadores Intracomunitarios).

Realiza el registro tributario

Si quieres exportar tus productos desde España, tendrás que adquirir un número EORI, un identificador único que la autoridad aduanera de cada estado miembro de la UE concede, mediante sus respectivas autoridades tributarias (la AEAT, en España) a un operador económico para habilitarle en las tareas de importación y exportación.

Elige el Incoterm

También tendrás que acordar con tus compradores un Incoterm, que es una serie de estándares definidos por la Cámara de Comercio Internacional, y que designa los términos bajo los que transcurre una transacción de exportación o importación.

Estos son algunos de los Incoterms más frecuentes:

  • EXW (ExWorks): el vendedor prepara la mercancía en sus instalaciones para que el comprador las recoja allí.
  • FOB (Free on Board): es un término exclusivo del tráfico marítimo, consistente en que el vendedor cargue las mercancías en un barco escogido por el comprador.
  • DDP (Delivery Duty Paid): el vendedor entrega las mercancías donde el comprador diga, corriendo con todos los gastos asociados a la operación.

Define el medio de pago

A la hora de negociar una forma de pago con tus clientes, puede que tengas que optar por un crédito documentario: es un mandato de pago que el importador (tu cliente) cursará a través de su banco para pagarte por la operación, siempre y cuando hayas entregado previamente una documentación que el cliente te solicite.

Tramita los documentos de exportación

Finalmente, a la hora de exportar tus productos, tendrás que prever los documentos básicos que habrás de adjuntar a cada expedición, a saber:

  • Factura comercial, con cantidades, descripciones, precios, e identificación clara del importador y del exportador.
  • Packing list, un documento donde detalles el código arancelario, el código de barras (si lo hubiera) y la cantidad de cada producto que envíes.
  • Certificado de origen, dependiendo de si lo requieren las leyes del país al que destinas la mercancía.

 

La tendencia de los negocios de importación y exportación es claramente alcista, gracias a la globalización de los mercados y a la evolución de las leyes que rigen el comercio internacional. Consulta nuestros servicios para que te ayudemos a hacer realidad el proyecto de internacionalización de tu empresa.

للتواصل معنا​